A Game of Thrones le quedan escasos catorce (o quince) episodios de vida, distribuidos en dos temporadas. Quedan muchas incógnitas por resolver, pero lo más probable es que la cantidad reducida de capítulos por temporada se deba a la carga de CGI que van a tener, no solo por los dragones que sin duda serán instrumentales para que Khaleesi recupere su trono, sino que finalmente Westeros se tendrá que enfrentar a los White Walkers. Otro aspecto importante de estas dos temporadas, es que seguramente la narrativa de Game of Thrones aterrizará en el plano, no quiero decir de lo predecible, pero sí de lo convencional. Así como en la primera escena de El Señor de los Anillos, sabíamos que Sauron no iba a ganar, algo similar podemos esperar de Game of Thrones (no por ser malacopa pero seamos serios). Algo de esa transición empezamos a ver en la sexta temporada, donde nuestros personajes favoritos finalmente empiezan a ganar terreno.

No obstante, esta gran serie se ha caracterizado justo por lo opuesto, es decir, durante seis temporadas (cinco más bien) Game of Thrones ha puesto en la línea el bienestar y la vida de sus protagonistas. Sobretodo al principio, cuando en verdad no sabíamos qué personaje iba a sobrevivir, o bien qué nivel de integridad física iban a mantener. De esta forma, la impredecibilidad se volvió la principal característica de Game of Thrones, matizada por giros dark, muy darks, algunos que nos hacían perder la esperanza, e inclusive, para los espectadores más sensibles, las ganas de seguir viendo la serie.

Así entonces, aquí les dejamos nuestra lista de los diez momentos de Game of Thrones más desgarradores e inesperados. Que los disfruten.

 

 

 

10. El sacrificio de Shireen Baratheon

 

Lo increíble de este momento no es que un padre haya quemado viva a su hija de escasos nueve años. Lo increíble es lo poco que nos importó. A estas alturas los espectadores ya estábamos tan entumidos con todo el maltrato de temporadas pasadas que la muerte de Shireen, por más sádica que fue, en realidad no nos detuvo; después de todo necesitábamos que alguien YA le pusiera un alto a Ramsay y sabíamos de sobra que ese no iba a ser Stannis. ¿Pero qué clase de monstruos ha creado George R.R. Martin?

 

 

 

9. Se revela el origen de Hodor

 

Hodor es uno de esos personajes que le agradan a la mayoría de la audiencia. En un universo tan violento como el de Game of Thrones, la inocencia de un grandote como Hodor era bienvenida en cada capítulo donde aparecía; desde la enunciación a veces matizada de la única palabra que podía pronunciar (hodor, sí), hasta su valiente esfuerzo cargando a Bran Stark por toda la nieve. Claro está que la muerte de Hodor llegó ya tarde en la serie para que doliera tanto como otras, fue más bien un “pues ya que”. Pero los creadores de la serie nos tenían guardado un detallito de despedida, algo para que soltáramos esa lagrimita a la que nos resistíamos: el nombre de Hodor en realidad obedece a una fabulosa paradoja en el tiempo. Vaya shock, y nosotros que creíamos que hodor no era más que un balbuceo de una persona limitada en sus facultades mentales.

 

 

 

8. Theon rasura a Ramsay

 

Ramsay Bolton es sin duda el personaje más cochino y deleznable de todo Game of Thrones (si quieren luego armamos otra lista). La tortura de Theon Greyjoy fue en verdad algo desgarrador y extenuante, y aquí nos vamos a abstener de enumerar todas las paradas en el tour de sadismo pasado de lanza a las que nos sometió aquél bastardo. Pero gracias a todo ese bagaje, cuando Ramsay le presume a su padre lo quebrado y dominado que está el entonces ya rebautizado Reek, no nos quedó otra opción mas que gritarle a la televisión para tratar de romper el cuarto plano y obligar al pobre desgraciado que degollara en ese momento a su torturador. ¿Alguien más aún se pregunta que hubiera hecho en el caso de estar en los zapatos de Reek?

 

 

 

7. La noche de bodas de Khaleesi

 

Khaleesi era (es) el sueño del adolescente que todo hombre llevamos dentro (hablando a título personal pues). El primer episodio nos presentó al personaje en toda su gloria: bella, inocente y en pleno ejercicio de esa cláusula que sabemos existe para todas las actrices que quieran un papel en la serie. Desde un inicio sabíamos que las cosas no iban a salir del todo bien para la princesa, ¿quién en su sano juicio iba a pensar que los Dothraki saben tratar a una dama? Pero en ese mismo episodio, el primero de la serie por cierto, las productores decidieron que era buena idea mostrarnos exactamente qué tan bien saben tratar a las mujeres los Dothraki.

 

 

 

6. Jaime Lannister pierde una mano

 

El buen Jaime empezó la serie fungiendo de todo un Tom Brady, es decir, ese werito que la mueve para todos los deportes y anda con las más guapa de la escuela, a pesar de que todos sabemos que bullea a todo mundo y sabemos que es un niño mimado (¿proyección?). Pero, dada una cadena de eventos desafortunados, el heredero estrella de los Lannister se vio obligado a ir encontrando poco a poco su humildad, y bueno, nosotros los espectadores estábamos listos para recibirlo con los brazos abiertos del lado de los buenosDespués de todo, ¿quién no lo iba a querer en su equipo? Pero este cambalache venía con letra chiquita: una mano menos. Ese grito que pegamos junto con Jaime fue de una mezcla de shock e incredulidad. Ya no sé si sí lo queremos en el equipo, ya no puede pelear, de pura dulzura no ganamos nada.

 

 

 

5. La noche de bodas de Sansa

 

Nos referimos a la segunda noche de bodas de Sansa. En la primera de hecho las cosas se nos dieron bien, en el sentido de que no hubo ninguna menor de edad mostrando de más en pantalla. Siempre supimos que Tyrion era un caballero (algo le deberían aprender los Dothraki). En el segundo matrimonio la doncella no tuvo tanta suerte, sobretodo porque cayó en manos de un verdadero bastardo (ambos sentidos). En realidad la escena no existió, se nos dejó todo a la imaginación, excepto por un último momento en pantalla negra: el sonido de la rasgadura de un vestido y un gemido rompemadres (suponemos de Sansa). Este puede ser el momento que se ha anotado el mayor número de espectadores que desertaron la serie.

 

 

 

4. Oberyn Martell pierde

 

Oberyn Martell era para nosotros, los espectadores maltratados, el anti-Tom Brady. Un personaje guapo, hábil con el sexo opuesto (y el no opuesto), hábil con las armas como un Jedi y lo mejor de todo, del lado de los técnicos. La batalla parecía nos iba a dar todo lo que queríamos: la venganza de Oberyn, la libertad de Tyrion, la muerte de la Montaña y la humillación de los Lannister. Pues no. George R.R. Martin no juega así. Oberyn pierde por knockout en el último segundo (sucumbiendo ante la Ley del Monólogo). Todos nuestros sueños y esperanzas quedaron igual de aplastados que el cráneo de nuestro otrora héroe en armadura brillante.

 

 

 

3. The Red Wedding

 

No hay mucho que decir sobre The Red Wedding que no se haya dicho ya hasta el cansancio. Inesperada, sádica, sangrienta y rompemadres. Pero ante tanto escándalo, lo mejor de todo tiene que ser cuando sutilmente, cuando todo iba bien pero había una tensión reptante que todos sentíamos, empezó a sonar The Rains of Castamere. En ese momento todo fan dedicado tuvo que haberse percatado de lo que se venía: un cuchillo en un vientre embarazado (alguien que me recuerde por qué vemos esta serie).

 

 

 

2. Ned Stark pierde una pierna/es decapitado

 

Cuando a penas empezábamos a ver Game of Thrones, la gran mayoría de nosotros ya se había decidido por Ned Stark como nuestro héroe de cabecera. Papá amoroso y protector, héroe de guerra, esposo querendón y aunque (en ese momento) algo infiel, se le perdonaba por haber arrimado a su bastardo, a final de cuentas es el medievo. Pero las cosas empezaron a salir muy mal muy rápido para Ned. Cuando Tyrion es aprendido por Catelyn, Jamie Lannister corre a confrontar a nuestro héroe-papá, y después de una tensa y emocionante pelea, en la que creíamos nada iba a pasar (a penas empezábamos a ver Game of Thrones), un soldado le pasa una lanza por el muslo a Ned. Los espectadores más perspicaces se han de haber percatado que la medicina medieval no iba a ser suficiente para que Ned volviera a caminar bien, mucho menos volver a pelear con espadas. ¿Entonces?, ¿cómo iba a seguir siguiendo nuestro héroe si ya no puede pelear? Inocentes nosotros no sabíamos que a Ned le quedaban cuatro capítulos de vida. Una vez en el estrado, posiblemente creíamos que alguien o algo lo iba a salvar, al mejor estilo de Robin Hood. Pues no, no en Game of Thrones. Al final de la primera temporada nos habían leído las cartas, esta iba a ser una serie en donde el espectador venía a ver a sus personajes favoritos sufrir maltrato en el mejor de los casos, y durar escasos episodios si les tocaba bailar con la más fea.

 

 

 

1. Jamie y Cersei lo hacen de perrito

 

Para muchos quizá, la muerte de Ned es el momento por excelencia de la serie que no pueden superar. Por muchas razones podría estar de acuerdo, excepto que este shock fue en el capítulo nueve de la primera temporada, donde muchos de nosotros ya olíamos un ambiente enrarecido en la serie. En el primer capítulo no obstante, cuando aún no sabíamos si estábamos ante una serie del tipo medieval, o bien en qué momento salía Gandalf. Casi hasta el final de esa primera hora exploratoria, un inocente Bran, haciendo lo que su madre le había implorado que no hiciera, se topa con la reina, es decir la esposa del rey, follando con su propio hermano. W.T.F. En realidad un nivel de incesto tan explícito y directo nunca se nos había presentado en televisión, y bueno, a esto le aunamos el intento de asesinato de un niño. Este momento fue el primero en el que se nos avisó ante qué clase de serie estábamos. Esta clase de giros y shocks es de lo que iba a vivir Game of Thrones por los próximos seis años. Aquí estaba la advertencia; si esa escena te había parecido grosera, o que había cruzado la línea, no tenías nada que hacer siguiendo la serie, porque venía peor. En cambio, si al terminar el capítulo, lo que querías era más de esa torcida de tuerca, pues seguro estás aquí con nosotros esperando los últimos catorce capítulos de esta grande, retorcida e histórica serie de televisión.

 

 

add_filter( 'the_title', 'max_title_length');