Producción: Los Reyes de un Pueblo que no Existe
Director: Betzabé García
Año: 2015
Plataforma: Cineteca Nacional

 

En cinco líneas este documental:

Cuenta la historia de un pueblo que desapareció inundado

Construye bien su relato

Es atractivo visualmente

Sabe enganchar al espectador

Cuenta una historia extraordinaria

 

    

 

La primera vez que vi este documental fue como voluntario en Ambulante, en la décima edición. Entré a la sala teniendo un juicio ya hecho, de las frases que se nos dicen como: “Es su primer largo y puede que no esté bueno”, “es muy joven y no ha vivido tantas cosas“; en fin, poco me faltaba para irme al extremo nefasto y predicar machismo. Pero, Los Reyes de un Pueblo que no Existe es una verdadera joya.

El planteamiento es sencillo de explicar. El estado de Sinaloa creó una presa inundando varios pueblos, de entre ellos San Marcos, y aunque se reubicó a la gente que lo habitaba, tres familias se quedaron. Una porque quiso, otra para reconstruirlo y otra porque al parece no tenía de otra.

Ahora, perdónenme por los que no la han visto pero ya les hice un mega spoiler, puesto que gracias al increíble trabajo de montaje uno va descubriendo todo esto. Sin un resumen narrado, sin mostrarnos el antes y el después, e incluso por mucho rato, desconocemos por qué rayos está inundado el pueblo. Pero ahí, uno como espectador entiende que no le van a dar el pan masticadito y en la boca, y comienza a conectar las anécdotas por su cuenta, lo cual al final uno agradece, por su trabajo orgánico y objetivo. La historia es tal cual un cuento de realismo mágico, el montaje es sublime, la fotografía es preciosa y el diseño sonoro es increíble, correcto, puntual y nada efectista. Cielos, puedo hablar por horas de él, de su simbolismo, referencias, encuadres, cortes, personajes, frases célebres, y me quedarían cortas las palabras.

Pero lo que realmente lo enriquece (obviamente) es conocer el detrás. Este es un documental que comenzó como un ejercicio del CUEC, donde la mística Betzabé García entendió que esto era más grande que un cineminuto o un cortometraje, y tomó la decisión de tomar al toro por los cuernos y dedicarle cinco años de su vida. Este documental es un trabajo maduro y que debe marcar un precedente, donde la directora supo adaptarse a lo que la historia demandaba, supo delimitar qué cabía y qué no cabía (a diferencia de tantos otros documentaleros nacionales), tuvo que enfrentarse a adversidades a los que muchos seguro no lo entran, y tantas otras cosas que yo como estudiante he de desconocer por no haber vivido tantas cosas.

He visto este documental ya tres veces, uno como voluntario, otro como espectador en el FICM y otro como invitado a la proyección en la Cineteca, Lo he visto cómo arrasa con los festivales y me he maravillado por el talento del equipo para exprimirle todo el jugo que tuvo estos dos años y, debo decir, que este es un trabajo que se debe visitar constantemente, además de que ustedes tendrán el gusto de conocerlo con el cortometraje sobre Atilano, líder del Movimiento por una Reubicación Justa que fue asesinado al aire, dándonos este cachito de historia que nos ilustra todo lo que quedó fuera de la película.

Mi nota no alcanza ni a los talones de lo que les estoy rogando que vean, pero, tomen o no tomen mi palabra, véanla, y ya me pueden mentar la madre en los comentarios porque la vendí demasiado caro (Y yo se las mento de vuelta porque no mamen, claro que no).

Betzabé García, soy todo un fan.

 

 

 

add_filter( 'the_title', 'max_title_length');