Producción: Vox Lux
Director: Brady Corbet
Año: 2018
Plataforma: Cartelera Independiente

 

En 5 líneas esta película: 

Es de drama

Tiene buena banda sonora

Es de elenco heterogéneo

Es visualmente impactante

Está contada en capítulos

 

  

 

Estoy sentada en una sala de cine esperando que comience Destrucción, protagonizada por Nicole Kidman. Empieza el tráiler de otra película de novedad, una sonada pero que no ha tenido éxito en colarse entre las ternas de la temporada de premios. “¿El Cisne Negro 2?” pregunta mi cita, sentada a mi lado. No es para nada El Cisne Negro 2, pero entiendo perfectamente por qué lo dijo. La película es Vox Lux y lo que vemos en la pantalla es a Natalie Portman sobre un escenario, ataviada en plumas y purpurina y con expresión de que está a punto de perderlo todo.

Una semana más tarde estoy sentada en otro cine, esperando a que comience precisamente Vox Lux. El aforo es muy alto para un lunes a las once de la mañana y todos ahí dentro están esperando algo que en realidad ninguno sabemos (sabíamos) bien qué, porque la verdad es que el tráiler deja bastante a la interpretación. La película no llevaba ni quince minutos cuando toda la sala se unió en un único y potente grito mudo. A gasp, if you will. El primer ladrillazo en la cara de varios, cortesía de Brady Corbet.

Vox Lux es simple y sencillamente la historia de una renombrada estrella de música pop, interpretada mitad y mitad por Raffey Cassidy y luego por Natalie Portman, pero lo cierto es que lo que vemos desenvolverse frente a nosotros ni es simple ni es sencillo, sino todo lo contrario, un huracán de lágrimas mezcladas con diamantina y sangre, una película que, sin entender bien por qué, te tiene dos horas con las uñas encajadas en la butaca. Nadie dijo que ser una sensación musical es fácil, ¿no? y lo que aquí logran Portman y Corbet es es la encarnación de tal frase.

Celeste sobrevive a una catástrofe durante su niñez, una que simultáneamente la acerca a la música y la catapulta a la mira del mundo; ya desde joven aprende que el éxito viene con un precio, uno tal vez demasiado alto, pero también demasiado seductor como para decir que no. Pasan los años y queda claro cuál fue el monto a pagar y si valió la pena dejarlo todo por una carrera que ya de por sí te exige dejarlo todo, a veces en el escenario y a veces en el pavimento.

Vox Lux, repito, no es en ninguna manera una secuela para El Cisne Negro (Aronofsky, 2010), y sin embargo, sí podría ser algo así como una gemela espiritual, una donde, una vez más, Natalie Portman demuestra que ella al igual que sus personajes es capaz de dejarlo todo en una interpretación. Y luego en otra. Raffey Cassidy, Jude Law y Stacy Martin completan este elenco, que de buenas a primeras pareciera no encajar completamente entre sí, algo que me atrevo a pensar que fue intencional en busca de mantener lo inadecuado, la sensación de que algo está siempre fuera de lugar, como un cuadro que siempre está chueco en la pared, pero nadie se atreve a acomodar.

Visualmente Vox Lux es un espectáculo digno de cualquier estrella pop de la vida real, y no solamente cuando lo que estamos atestiguando en pantalla es un concierto o una canción (cortesía de Sia, por cierto), pero cualquier cosa, en realidad. Una calle, un restaurante, una cama de hospital, una iglesia, un salón de clases o el pasillo de un hotel. Aquí, peinado, maquillaje, vestuario y decorados se vuelven inmediatamente uno con quien sea que sea el protagonista de la escena. Todo transpira. Todo agoniza, y nosotros, como público, lo entendemos.

Es por todo lo anterior que Vox Lux es mucho, demasiado y podría indigestar rápidamente a algunos, por lo que es comprensible que esta película ha sobresalido más que todo por dividir a los críticos y por confundir a las audiencias, que luego no estaban convencidos de que lo que estaban viendo en realidad funcionara. “¿Qué es todo esto? ¿Por qué lo es?” Es válido y se entiende, pero yo pienso que para los atrevidos esta es una que definitivamente no hay que dejar pasar.

 

add_filter( 'the_title', 'max_title_length');